DIAGNÓSTICO DE PREECLAMPSIA
(Segundo y tercer trimestre de embarazo)

El método de referencia para el diagnóstico de preeclampsia – la evaluación de la tensión arterial y la proteinuria – ofrece una sensibilidad y especificidad insuficientes con respecto al origen de la enfermedad y al pronóstico del desenlace perinatal y materno.

El valor añadido de sFlt-1 y PIGF

Diagnóstico mejorado de preeclampsia con el cociente sFlt1/PIGF

En estudios recientes se ha demostrado el beneficio adicional que aporta el cociente sFlt-1/PlGF para el diagnóstico de preeclampsia:

  • La medición de las concentraciones de sFlt-1 y PlGF en el suero materno, a partir de la mitad del embarazo, puede confirmar el diagnóstico de preeclampsia, pues el cociente sFlt-1/PlGF tiene una mayor potencia diagnóstica que ninguno de esos biomarcadores por separado.
  • La adición de sFlt-1/PlGF a la ecografía Doppler mejora la sensibilidad y especificidad en el diagnóstico de preeclampsia con respecto a la ecografía Doppler por si sola.
  • En mujeres que presentan hipertensión, el cociente sFlt-1/PlGF puede diferenciar aquellas que padecerán preeclampsia de las que tienen hipertensión crónica o gestacional. Las mujeres con preeclampsia presentan un cociente sFlt-1/PlG significativamente mayor que las que sufren otros trastornos hipertensivos o que los controles.

Por lo tanto, el cociente sFlt-1/PlGF constituye una herramienta valiosa para confirmar o excluir el diagnóstico de preeclampsia y ofrece un gran valor clínico para el manejo, la orientación y la predicción de riesgos.

Aportaciones del Doppler a la detección temprana del riesgo de PE

Tras la detección temprana del riesgo en el primer trimestre, el riesgo de PE puede reevaluarse en la ecografía del segundo trimestre mediante una nueva medición del Doppler de arterias uterinas.

Las gestantes en las que persista un riesgo alto de desarrollar PE podrían ser seleccionadas para su seguimiento durante la segunda mitad del embarazo mediante la determinación seriada del cociente sFlt-1/PlGF:

  • Si el valor del ratio es normal, se puede diferir el siguiente control hasta 4-5 semanas.
  • Si el ratio aumenta, se debe intensificar el seguimiento, ya que es muy probable que se inicie una PE en los días o semanas siguientes.
img

Imagen 5D de un feto a las 11-13 semanas.

Entre las 20 y las 26 semanas de gestación, el empleo combinado de sFlt- 1, PlGF y Doppler de las arterias uterinas ha demostrado, en diferentes estudios, un excelente rendimiento como prueba de detección del riesgo de la PE temprana (< 34 semanas)

img
img

En Doppler color se identifica la arteria uterina de cada lado tras el cruce con la arteria iliaca externa. El volumen de muestra debe ser de 2 mm para cubrir la totalidad del vaso y el ángulo de insonación debe ser menor de 30º. La velocidad pico debe ser mayor de 60 cm/s para asegurar que estamos la arteria uterina. Para el cálculo del índice de pulsatilidad medio se deberá hacer la media del obtenido en las dos arterias.

Onda dinámica de la exploración de las arterias uterinas con técnica Doppler.

Mejora del diagnóstico de preeclampsia con el cociente sFlt-1/PlGF

img

PlGF y sFlt-1 se midieron en paralelo en muestras tanto de mujeres embarazadas con desenlace normal del embarazo como de pacientes con preeclampsia.

Para un valor de corte de 85 del cociente sFlt-1/PlGF, se calculó que la sensibilidad fue del 95% y la especificidad del 84%, para el diagnóstico de preeclampsia.

A mayor sensibilidad de una prueba, mayor es el número de mujeres con preeclampsia que se identifican y a las que se puede recomendar una mayor vigilancia.

Pronóstico de complicaciones con el cociente sFlt/PIGF

Rana et al. mostraron que las mujeres con cualquier complicación posterior, además de hipertensión, tuvieron un cociente sFlt-1/PlGF significativamente mayor que las que no lo tenían, en especial si acudían al médico antes de la semana 34.

img

Predicción del desenlace adverso con cociente sFlt-1/ PlGF en mujeres que acuden al médico antes de la semana 34 de gestación

Las mujeres que tuvieron que dar a luz en las dos semanas siguientes a la presentación tenían un cociente sFlt-1/PlGF significativamente mayor que las que pudieron continuar con el embarazo

img

Predicción de la duración del embarazo con el cociente sFlt-1/ PlGF en mujeres que acuden al médico antes de la semana 34 de gestación.

El cociente sFlt-1/PlGF también sirve como potente predictor del posterior desenlace adverso materno y fetal en mujeres ya diagnosticadas de preeclampsia y puede apoyar decisiones clínicas que eviten complicaciones graves del embarazo.